Astro Salud Introducción


“El Sol conector de Órganos vitales”


A modo de introducción al análisis astrológico relacionado con el ámbito de salud, que es uno de los temas más complejos y antiguos estudiados en el sistema de observación planetaria y su relación con las enfermedades, escribiré una sucesión de artículos que irán de la mano de los conocimientos transmitidos por los primeros astrólogos de la historia. Estos astrólogos crearon las bases del sistema de relaciones entre muchas áreas del conocimiento humano: matemáticas, medicina, arquitectura, etc. Había una fusión de saberes que poco a poco se fue separando por la complejidad de cada una de las ramas científicas, hasta que los astrólogos se quedaron sólo con el conocimiento predictivo de los astros. Pero en la contemporaneidad hemos vuelto a fusionar o relacionar las áreas del conocimiento y tenemos a Paul Adams, Michel Bontemps, Robert Carl, entre otros autores, que dedican estudios más profundos acerca de esta área: Astrología y la Salud.


La Salud en un principio astrológico fue relacionada con la Luna y sus cambios de fases. Las primeras observaciones arrojaron que cada fase lunar aumenta o disminuye ciertas capacidades o funcionamientos de los órganos internos de los seres vivos. Sobre todo porque estamos compuestos por una gran cantidad de líquidos que se mueven en función de este asteroide. También a la luna está atribuida nuestra forma y gusto por ingerir los alimentos que proporcionan los nutriente para nuestro cuerpo. Ya en este tema, que es bastante amplio, tengo un libro publicado llamado “El Sabor de los Astros”, donde explico cómo cada alimento que consumimos trae consigo una carga energética intrínseca con cada signo, y nos explica cómo el exceso del consumo de algún alimento nos puede llevar al desequilibrio de esa energía. También el papel social-cultural de cada país y su influencia gastronómica es una guía absoluta de cómo es nuestro comportamiento en el área de la alimentación y por ende de la salud.


Otro aspecto es que en la antigüedad tomaban en cuenta las fases lunares para aplicar ciertos tratamientos médicos y asegurar su efectividad, entre otras cosas. Así fue como se dieron cuenta de que las personas nacidas en cierta época del año (signo por donde pasa el Sol) eran propensas a padecer ciertas enfermedades o dolencias más que otras, o que la hora de nacimiento también marcaba ciertas características en su estado de salud. Lo cierto es que para comprender la influencia del macrocosmos en nuestro cuerpo hay que mirar varias caras, o capas de relaciones, e ir atándolas entre ellas para determinar las causas de las deficiencias de nuestro cuerpo que degeneran en enfermedades, muchas veces crónicas si no se atienden a tiempo. Es por ello que los astrólogos se volvieron famosos y fueron muy consultados en la Edad Media para salvar vidas, sobre todo de reyes y nobles. Actualmente, las explicaciones científicas y la utilización de la tecnología para reparar daños fácilmente, más la competencia del ramo farmacéutico obligando prácticamente a consumir un exceso de medicamentos, han dejado a la astrología y otras prácticas naturales como herramientas inútiles. A las personas que confían más en el criterio único del médico les parece entonces surrealista que el entorno astrológico pueda contribuir con una mejoría notable en sus tratamientos. Pero curiosamente estamos dando una vuelta a estas teorías y en la actualidad la humanidad está volviendo al equilibrio de integrar el todo con sus partes, cada vez vemos a más personas que usan la medicina tradicional con la alternativa dándole de esa forma un equilibrio a sus resultados. Esta esperanza es la que me ha dado hoy el ánimo de ir un paso más allá y trabajar con especialistas de la salud el tema del apoyo astrológico, tanto para el diagnóstico, como para la eficiencia del tratamiento, ya que no se trata de separarnos, al contrario se trata de unir saberes para obtener el mejor resultado.


Hoy día se sabe, por ejemplo, que los órganos asociados a la posición del Sol al momento de nacimiento son más afectados por su gran incremento energético, por tener esa asociación serán los que utilizamos en exceso y tenderán a deteriorarse con mayor facilidad. Claro, con ello no quiero decir que nosotros no padecemos enfermedades genéticas o transmitidas por virus que no son típicas de nuestros signos solares. Siempre lo he dicho: la astrología es una guía y no determina el todo. Miremos a vuelo de pájaro la relación con los signos:



Aries, Marte o casa 6 en este signo: por ser el signo del comienzo la regencia anatómica es la cabeza, por lo cual se conecta con el cerebro espinal, el cerebro raquídeo, los ojos, las orejas, los dientes, la mandíbula, las glándula del bazo, el hígado y las vértebras cervicales.







Tauro, Venus o casa 6 en este signo: se conecta con el cuello y la base del cráneo, la tiroides por estar ubicada en esta zona, y junto con Aries está relacionado con las vértebras cervicales.






Géminis, Mercurio o casa 6 en este signo: Los bronquios, pulmones, la circulación de la sangre y su purificación en los pulmones.





Cáncer, laLuna o casa 6 en este signo: El estómago es el principal órgano conectado a este signo. También tenemos el sistema linfático y sanguíneo, ya que son los que transportan la mayor cantidad de líquidos, la amígdala.





Leo, el Sol o casa 6 en este signo: conecta directamente con el corazón y el sistema inmunológico. Junto con Cáncer, Mercurio y Virgo son responsable del sistema circulatorio, en este caso la potencia de bombeo de este líquido. La columna vertebral sobre todo a la altura de las vértebras dorsales y toda la espalda en general.







Virgo, Mercurio o casa 6 en este signo: los intestinos, el sistema simpático, el sistema nervioso , las alergias, sobre todo generadas por la alimentación y ansiedad.








Libra, Venus o casa 6 en este signo: Los riñones, la zona lumbar incluyendo las vértebras lumbares. Por el mal funcionamiento de los riñones puede derivarse infección en la sangre y como consecuencia artritis y artrosis. Las glándulas suprarrenales, las mamas.







Escorpio, Plutón o casa 6 en este signo: el sistema genital y urinario, afectando la uretra y la vejiga. En las mujeres los ovarios y en los hombres los testículos.






Sagitario, Júpiter o casa 6 en este signo: El órgano más sensible es el hígado, las caderas y las piernas. También es responsable de todos los músculos del cuerpo con preferencia los de las piernas.







Capricornio, Saturno o casa 6 en este signo: es el responsable del sistema óseo y sus articulaciones, junto con la piel, uñas y cabello. Todo órgano que acumule residuos que se pueden acumular tendrán algo que ver con esta energía.






Acuario, Urano o casa 6 en este signo: este signo conecta con la estabilidad de todo el cuerpo y su comunicación por el sistema nervioso. Junto a mercurio también es responsable del sistema circulatorio y los tobillo.






Piscis, Neptuno o casa 6 en este signo: El hígado es uno de los órganos más sensibles a este signo, junto con Virgo también es encargado del funcionamiento del intestino, por ser el último de los signos rige los pies.







Esta es un lista introductoria general del cuerpo y sus conexiones. A medida que vayamos estudiando partes más detalladas del cuerpo, la lista seguro aumentará. Es importante tomar en cuenta que cada signo siempre se comunica con su signo opuesto y por ello quien tiene sensibilidad de conexiones una parte del cuerpo con la otra de esos signos opuestos. Para saber cómo funciona el ciclo de estabilidad a nivel de salud, siempre hay que tomar en cuenta el trayecto que tiene cada planeta y tiempo con relación al sol y la tierra, ya que nosotros no estamos separados de estos ciclos.


Este artículo y los sucesivos estarán detallando toda esta información. Cómo lo haremos? A través del tránsito del Sol por cada signo, así conectamos con esta poderosa energía y vitalidad que nos proporciona el Sol. Para hacer el trabajo consciente, también conectaremos con el ciclo de Mercurio y sus movimientos directos-retrógrados para entender cómo esto afecta la salud y cómo podemos ayudarnos a sanar. Así que los invito a que estén pendientes del próximos artículos "Saturno y el Cuidado de las rodillas y huesos" y “Mercurio, el gran sanador”

68 vistas

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com