El Árbol de Navidad, símbolo de Capricornio.



Cuando era niña y veía las luces del Árbol de Navidad, quedaba hipnotizada bajo mis pensamientos, los cuales iban bajo la esencia que ese era un mes especial, lleno de comidas típicas, eventos familiares y las esperanzas de un regalo hermoso, fruto de mi buen comportamiento -claro dentro de mi siempre existía la duda de si mi comportamiento fue lo suficientemente bueno como para merecer el tan esperado regalo-. Hoy uno de mis hijos al despertarme y darme un beso me preguntó: “mami tú crees que yo me porte bien durante el año?” Nuevamente reviví el concepto que venimos viviendo desde la niñez.


Capricornio es símbolo de los logros alcanzados, de las metas cumplidas, de la evaluación de las mismas por alguien que juzga si lo hacemos bien o no, por ello Capricornio es símbolo del padre o del jefe. De la actitud justa y por lo cual de la justicia alcanzada por el tiempo. Por eso el dios griego Cronos “el tiempo” es el padre de todo los dioses.



Ahora se preguntarán: cómo el Árbol de Navidad llegó a entrelazarse con esta simbología? Muchos de ustedes encontrarán un poco descabellada la asociación, pero a mi me parece que el tiempo de Capricornio es el que está más lleno de simbología y que adoramos hoy día sin saber su origen real, que pocos de nosotros nos detenemos a pensar por qué año a año colocamos el tradicional Árbol de Navidad. Pues bien, esta tradición viene de los antiguos nórdicos, los Vikingos, ellos creían que en los árboles sagrados vivían los espíritus de los dioses y cada año cuando comenzaba la temporada de invierno ellos se reunían cerca de estos árboles y dejaban sus ofrendas símbolo de las buenas cosechas y abundancia en sus aldeas, con ellos se conectan nuevamente con la madre naturaleza y con los dioses para que permitieran que el próximo año fuera igual de bueno, estos dioses eran sus Padres espirituales: el mítico Thor o la bondadosa y fértil Freya.



Los Cristianos cuando comenzaron a evangelizar estos pueblos y viendo que este ritual se hacía cerca del nacimiento de de Jesús, El Cristo, tomaron el símbolo del árbol y lo adornaron con manzanas y velas. Las manzanas simbolizan a Jesús y las velas la luz que él imparte en el mundo, nuevamente vemos a Jesús como símbolo de Padre derramando su luz a sus hijos. Es a través de los cristianos que llegó a nuestros hogares este símbolo de rendirle culto cada diciembre al símbolo del Padre, que no es más que la esencia de aquel que evalúa nuestros logros, si nuestros logros fueron buenos, allí habrá un presente que nos indique que lo logramos y que nos recuerde todo el año que viene que vale la pena el esfuerzo y de cada año por venir. Inconscientemente esto es lo que le enseñamos cada año por Navidad a nuestros hijos cuando colocamos en nuestras casas el símbolo del Árbol de Navidad.

66 vistas

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com