El Poder de Mercurio a la hora de Escribir una Llave para el ÉXITO

Actualizado: 8 de sep de 2020


Juanita Incoronato y Jenny Guerrero

¿Cuántas veces te has sentido frustrd@ frente a tu computadora o frente a un papel en blanco tratando de expresar por escrito tus ideas porque no consigues las palabras para hacerlo? ¿Cuántas veces has escrito algo que los demás han interpretado mal? ¿Cuántas veces intuyes que tus ideas son muy buenas y que pueden ser el inicio de excelentes emprendimientos, pero no sabes cómo plasmarlas para que sean un proyecto? Si todavía no te has conectado con la magia de Mercurio te daremos consejos para que comiences a desarrollar tus ideas con fluidez y mejor aún podemos ayudarte a escribirlas con un asesoramiento confiable. 

Escribir con coherencia y con buena ortografía textos sobre cualquier temática, representa una gran ventaja porque escribir bien permite que tus ideas puedan ser entendidas correctamente. Además, en el ámbito laboral poder comunicarse por escrito con claridad y sin errores ortográficos incrementa tus oportunidades laborales y contribuye a que consolides una excelente imagen como profesional. Sin duda, al escribir bien tienes la posibilidad de expresar apropiadamente el mensaje que quieres transmitir y de esa forma traducir mejor tus pensamientos, esto te ayudará a comunicar ideas complejas de forma efectiva. 

Claro no siempre logramos hacer esta labor bien y aprender resulta un camino muy largo, pero no te preocupes porque compartiremos contigo tres técnicas básicas para escribir.


1. Define con precisión qué quieres decir y a quiénes quieres dirigirte. Antes de sentarte a escribir tienes que saber con claridad qué ideas quieres comunicar, cuál es el propósito de escribir el artículo, texto o proyecto que deseas plasmar por escrito. Además, debes pensar en el lector, imaginar cuáles son sus intereses, esto te ayudará a definir la forma de comunicarte con él.


2. Aprende a usar los signos de puntuación, porque son fundamentales para que la escritura sea fluida y no se interpreten mal tus ideas. Trata de evitar los párrafos largos y aprende a usar bien los conectores.