top of page

¡LA DINAMICA DE TRABAJO CON GEMINIS: Claves para una Relación Exitosa!

Actualizado: 9 jul

"Vamos a centrarnos en los puntos clave para agilizar el proceso."




¿Quién quiere divertirse mientras trabaja y tener la oportunidad de aprender cosas curiosas y nuevas mientras su labor cotidiana avanza? Bueno, si quieres que el trabajo nunca deje de ser divertido, es momento de tener en el equipo o como compañero a un Géminis. Eso sí, prepárate, porque es un buen conversador y puede venderte hasta a su mamá con tal de llamar tu atención. No importa el rol que desempeñe, ya sea jefe, empleado, socio o cliente, siempre tendrás una buena conversación antes de comenzar o al terminar cada jornada.


El Jefe Géminis


La mayoría de los jefes Géminis no se sienten cómodos dando órdenes o dirigiendo una organización día a día. Básicamente, son tipos que disfrutan ser parte de un equipo y compartir experiencias en igualdad de condiciones. Aunque son bastante capaces de asumir el trabajo que implica ser jefes, no son líderes natos y preferirían quedarse atrás y dejar que las cosas funcionen por sí solas. Son muy buenos para delegar autoridad y dependen de unos pocos empleados capaces para supervisar las actividades de su empresa. Estas personas suelen ser bien recompensadas y se les asigna una amplia gama de responsabilidades. Sin embargo, al jefe Géminis le gusta tomar las decisiones finales en todos los asuntos importantes.


A los jefes Géminis les gusta compartir y por eso permiten que otros tomen decisiones. Promueven la independencia en los demás, siempre y cuando se les mantenga informados sobre lo que sucede. No les gustan especialmente las reuniones formales largas y prefieren esbozar sus planes de forma breve y sencilla, esperando que los demás hagan lo mismo. Nunca olvides la impaciencia de Géminis ante las presentaciones largas o tortuosas. Generalmente, insistirán en que las decisiones importantes se tomen sobre la base de hechos. Por lo tanto, el desempeño pasado, más que la imaginación, les causará la mejor impresión. Por supuesto, todas las decisiones de Géminis están sujetas a cambios y, por lo general, se modifican al menos una vez.


Cuando quieras darle malas noticias al jefe Géminis, lo mejor es no andar con rodeos. Una vez que hayas mencionado el tema, asegúrate de tener a tu alcance un escenario convincente de control de daños y describe la implementación del plan. Prepárate para que el jefe Géminis haga todo tipo de objeciones, incluida la negación de que las cosas sean tan oscuras como tú las pintas. Observa al jefe Géminis intentando escaparse, sugiriendo que es posible que hayas malinterpretado los datos. Los jefes Géminis son maestros de la manipulación que pueden torcer y convertir los hechos en su beneficio e incluso convencerte en el proceso. Mantente firme, insiste en ser escuchado plenamente y enfatiza por qué es necesario tomar medidas inmediatas para evitar un desastre.


Sin embargo, la mejor manera de impresionar a los jefes Géminis o motivarlos a seguir tus sugerencias es despertar su curiosidad. Muéstrales sólo una pequeña parte de lo que tienes en mente y permíteles expresar interés. Cuidado: un jefe Géminis a menudo se atribuye el mérito de tus ideas.



El Empleado Géminis


Verdaderos multitareas, a los empleados Géminis les encanta estar ocupados. Se especializan en hacer varias cosas a la vez para su jefe y pensar en varios proyectos nuevos o enfoques para proyectos antiguos. Su capacidad para hacer malabares con sus horarios de trabajo y su versatilidad los convierte en excelentes bateadores emergentes, capaces de reemplazar a otros en cualquier momento. La desventaja de todo esto es que los empleados Géminis se aburren fácilmente y es posible que no tengan la resistencia o el seguimiento para realizar las mismas funciones día tras día. Son particularmente diestros manualmente.


Al entrevistar para contratar a un empleado Géminis, busca un puesto en el que sus tareas sean lo suficientemente interesantes pero que tengan la libertad de conocer a otras personas e investigar posibilidades futuras. A este signo gregario no le gusta que lo limiten a un solo puesto dentro de la empresa. Si se les exige que estén permanentemente anclados a un escritorio, se sentirán infelices y eventualmente se convertirán en un candidato ideal para sufrir un ataque de nervios. Dicho esto, al entrevistado Géminis le alegrará saber que, al menos al principio de su mandato, sus tareas son fáciles y están bien definidas. El salario no suele ser tan importante per se como el entorno laboral y los beneficios.


Dar malas noticias o despedir a un empleado Géminis puede ser algo que realmente agradecerían, ya que podría significar pasar a algo nuevo y diferente. Sin embargo, no responden bien a las críticas o discusiones sobre la mala calidad de su trabajo. Darles sugerencias concretas sobre dónde podrían buscar otro trabajo, una referencia adecuada y tal vez un poco de indemnización por despido generalmente calmará sus irritaciones. Darles malas noticias no debería ser un gran problema, ya que de todos modos tienden a darle un giro positivo a la mayoría de los resultados de su trabajo.


Para motivar o impresionar al empleado Géminis, apela a su capacidad de pensamiento. Si puedes explicarles en términos directos y lógicos cuál es la situación y cómo se puede gestionar o corregir, tomarán la dirección correcta con entusiasmo. Recuerda, sin embargo, que su necesidad de razonar a menudo les lleva a discutir; si no tienes cuidado, debatirán cada punto contigo hasta que las vacas vuelvan a casa. Los trabajadores Géminis se motivan fácilmente con las recompensas y se impresionan con tu interés y confianza en sus habilidades. Por lo tanto, es fácil convencerlos de que un nuevo proyecto no será una carga sino más bien una emocionante oportunidad para disfrutar y seguir adelante.


El Compañero de Trabajo Géminis


Los compañeros de trabajo Géminis añaden un poco de sabor a cualquier grupo del que formen parte, siempre que no sean demasiados. Sin embargo, a los compañeros de trabajo Géminis se les puede pedir que reemplacen a un colega ausente en cualquier momento, y esto aumenta enormemente su valor, ya que no son simplemente animadores. Ingeniosos y locuaces, estas personas hablarán hasta el cansancio si se lo permites, y posiblemente resulten en que no hagas mucho. Puede ser útil escucharlos incluso si no estás de acuerdo ni con sus premisas ni con sus conclusiones. Nada les hará más daño que tu negativa a escuchar, ya que ser interrumpido abruptamente es el peor insulto posible.


Los compañeros de trabajo Géminis suelen estar disponibles para ayudar y son particularmente fuertes en dos áreas: lidiar con cuestiones lingüísticas y realizar tareas manuales. El único problema es que la mayoría de las veces tienen que hacer las cosas a su manera. El resultado puede ser algo que sólo ellos comprendan, y su forma de lograrlo puede hacer que sus métodos sean incomprensibles. Por lo tanto, reparar o revertir sus esfuerzos puede resultar difícil o imposible. Sin embargo, si están bien dirigidos y se toman su tiempo, son capaces de producir un resultado excelente y acertado. Pensar con rapidez es su especialidad, con posibles resultados buenos o malos.


Los compañeros de trabajo Géminis cooperan con otros haciendo que las personas se sientan y se vean mejor. A la vanguardia está su necesidad de ser apreciados por lo que hacen. No se trata de personas de las que se pueda esperar que trabajen de forma anónima entre bastidores. Su estilo directo exige reconocimiento como un engranaje importante, incluso esencial, de la maquinaria. Por supuesto, les aburren los tipos fuertes, silenciosos o lentos. Suelen quedar impresionados por personalidades brillantes como ellos y, a menudo, les motivan batallas verbales con dichas personas. Esforzarse por superar a los demás en velocidad, eficiencia, lógica e inteligencia puede ser la forma de instarlos a hacer lo mejor que puedan. De naturaleza altamente competitiva, pueden lograr hazañas hercúleas para terminar en la cima con las calificaciones más altas por su trabajo. Sin embargo, ten cuidado de que su energía no se desperdicie en luchas y discusiones infructuosas.


Si puedes persuadirlos de la lógica de tus argumentos, te escucharán. Paradójicamente, se emocionan mucho con cuestiones mentales y pueden empezar a gritar y chillar si alguien no les entiende. Deja que esos ataques pasen desapercibidos, como invariablemente pasarán en poco tiempo. Las críticas en pequeñas dosis pueden ser toleradas, pero las críticas constantes los enfurecerán. Recuerda, sus estados de ánimo pueden cambiar como el clima, por lo que si no tienes éxito en tus esfuerzos por comunicarte con ellos, simplemente regresa más tarde; es posible que te enfrentes a una persona o situación bastante diferente. Aunque tienen una excelente memoria para los desaires, no suelen guardar rencores serios.



El Cliente Géminis


Es probable que los clientes Géminis estén tan interesados en los detalles como en el plan de juego general. Se irritan fácilmente y son muy críticos, pueden ser muy exigentes y nada fáciles de tratar. Esperarán que los mantengas actualizados una vez que se lance un proyecto, buscando siempre resultados demostrables y valor por su dinero. Para ellos, son de particular importancia los resultados concretos, ya que no quedarán satisfechos con promesas de ganancias futuras o giros tortuosos que se den para explicar los malos resultados. Si les proporcionas un servicio, prestarán especial atención al lenguaje escrito y a la


lógica inherente al mismo; si fabricas o vendes uno de tus productos, lo examinarán con mucho cuidado en busca de defectos. Los Géminis son clientes difíciles de engañar.


Los posibles clientes Géminis sólo quedarán realmente impresionados por el desempeño pasado. Preparar listas detalladas y hojas de cálculo de ventas semanales, mensuales y anuales es esencial, aunque sólo sea para echarles un vistazo superficial en su presencia. Esto es sólo para reconocer que lo que necesitan está ahí. Más adelante, probablemente revisarán estos resultados con minuciosidad.


Una vez que hayas atraído e interesado a los clientes Géminis, debes convencerlos de tu capacidad para cerrar el trato rápidamente y satisfacer la mayoría de sus demandas. Es mejor tener el poder de actuar rápidamente en la preparación y firma de contratos, en lugar de necesitar semanas para resolver cuestiones legales y de implementación complejas.


Ten cuidado de usar ropa discreta y evitar colores llamativos que puedan molestar o distraer. Asimismo, lo mejor es evitar perfumes fuertes, colonias o aftershaves. Sin embargo, los clientes Géminis generalmente estarán muy al día con los últimos estilos y tú definitivamente no querrás parecer demasiado conservador o anticuado, lo que podría darles la impresión de que tu producto o servicio está irremediablemente desactualizado. Es el pequeño toque o detalle que su mirada aguda fijará en un alfiler, pulsera, reloj u otro accesorio de moda, el corte elegante de tus prendas y, particularmente, tu peinado. El cabello de Géminis tiende naturalmente a ser más salvaje, por lo que este signo reconocerá cualquier intento de tu parte por mantener el tuyo bajo control.


Es probable que los clientes Géminis acepten las malas noticias de una manera sorprendentemente impasible. Incluso pueden simpatizar con tus afirmaciones de haber hecho todo lo posible para garantizar el éxito (siempre que hayan reconocido en todo momento que tú y tu empresa han hecho todo lo posible). Siempre que las pérdidas de ambas partes sean manejables, los clientes Géminis son buenos para controlar los daños y cancelar pérdidas. Incluso podrían sugerir seguir trabajando juntos, pero con un cambio de plan de juego. Generalmente se recomienda la asociación continua con dicho cliente. La cálida cooperación mutua y la capacidad de aprender de los errores del pasado pueden conducir al éxito futuro.


El Socio Géminis


Algunos piensan que los socios Géminis son balas perdidas. Aunque se valoran las brillantes habilidades analíticas de Géminis, a menudo se desconfía de sus acciones precipitadas y su locuacidad. A este respecto, se debe mantener bajo control a los socios Géminis y, a menudo, se les debe enseñar a jugar sus cartas más cerca del pecho. No siempre son conscientes de quién puede dañar su asociación y, por lo tanto, su apertura y su naturaleza excesivamente confiada (o simplemente no preocuparse por quién sabe qué) deja tanto al otro socio como a la empresa o grupo que dirigen vulnerables y en riesgo. Como signo de gemelo, Géminis tiende a tratar a sus propios socios como si fueran hermanos, esperando compartir con ellos pero también esperando lealtad y apoyo incuestionables.


Con un socio Géminis es mejor firmar un contrato antes de iniciar cualquier negocio como sociedad. Los Géminis pueden ser clientes resbaladizos y también cambiantes hasta el extremo. Puede resultar difícil hacer que cumplan el acuerdo verbal original a menos que todo esté escrito. Por supuesto, el contrato debe cubrir en detalle no sólo la estructura y el funcionamiento de la organización (incluidos porcentajes y deberes), sino también una descripción muy detallada de lo que sucederá si las cosas van mal. La estructura del contrato se trasladará luego al funcionamiento diario de la asociación, dando a los socios de Géminis directrices estrictas en cuanto a su comportamiento.


En términos generales, a los socios Géminis les va mejor cuando se les dirige que cuando dirigen. Su mitad de la sociedad debe ser cuidadosamente diseñada por el otro socio, por supuesto con el acuerdo de Géminis. En cierto modo, los Géminis activos son como una pistola o una manguera contra incendios: simplemente apuntas al objeto y aprietas el gatillo. La implementación es su fuerte y, aunque sus habilidades de planificación también pueden ser agudas, es igualmente posible que estén sesgadas y conduzcan al caos. Los socios que comparten un negocio con Géminis suelen tener más éxito cuando son conservadores y cuidadosos, aunque no temen arriesgarse ocasionalmente basándose en cálculos astutos. Las asociaciones Géminis-Géminis no se recomiendan porque a menudo pueden dar lugar a discusiones interminables.


Si quieres mantener una relación larga con ellos, conserva gestos donde se sientan valorados. Continuarán trabajando durante tiempos difíciles, incluso dedicando meses a proyectos que no generen recompensa financiera, siempre y cuándo encuentren el trabajo interesante y estimulante. Por otro lado, cuando los Géminis se sienten infravalorados o despreciados, ellos, como los conejos, tienden a saltar, saltar, saltar. Al igual que los conejitos, les gusta sentirse seguros y, de vez en cuando, que los acaricien.


Disolver la sociedad no tiene por qué ser necesariamente difícil ni visto de manera negativa. De hecho, suele ser el socio Géminis quien inicia el proceso en busca de cambios. Esto no implica, sin embargo, que la ruptura vaya a ser sencilla o sin complicaciones. Recuerda el amor de Géminis por los detalles; si bien estas personas pueden aceptar rápidamente tus ofertas y acceder a las demandas contractuales, por lo general revisarán la letra pequeña de dichos acuerdos con celo y harán que los mismos sean puntos de conversación (y a menudo conflictivos). Por esta razón, las discusiones legales y semilegales pueden prolongarse. Es mejor ceder ante Géminis en esos detalles y reservar energía y atención para cuestiones importantes.

5 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page