top of page

¡LA DINÁMICA DEL TRABAJO CON TAURO: Claves para una Interacción Exitosa!

"No es necesario hacer cosas extraordinarias para conseguir resultados extraordinarios"

Warre buffen


Seguro que muchos de ustedes han deseado alguna vez tener a un Tauro en su equipo de trabajo. Son como el cemento que sostiene cada paso del negocio, proporcionando esa seguridad tan necesaria para establecer parámetros sólidos sin tantos riesgos. Los Tauro están siempre calculando, evaluando los movimientos más seguros para la empresa, capitalizando cada oportunidad que se les presenta.


Vamos a sumergirnos en los diferentes roles que implica trabajar con este signo y cómo cuidar los intereses de ambas partes.


EL JEFE TAURO


El jefe Tauro es como el capitán del barco, preferiría quedarse en la retaguardia mientras las cosas funcionan sin problemas. Aunque se sienten cómodos con el poder, no les gusta exhibirlo demasiado. Sin embargo, cuando se trata de tomar decisiones, pueden ser tan duros como una roca. ¿Quieres pedir un aumento? Prepárate bien. Los Tauro no se andan con rodeos, así que ten tus argumentos sólidos y una presentación bien elaborada. Y, por amor al trabajo, ¡no amenaces con renunciar a menos que lo digas en serio!


Cuando tienes que dar malas noticias, suaviza el golpe. No lances la bomba después de un silencio incómodo; comienza con contexto y asume la responsabilidad. Los Tauro valoran la honestidad y la responsabilidad. Y recuerda, nunca subestimes su capacidad de evaluar tus decisiones. Les gusta la gente segura y con buen juicio.


Los jefes Tauro serán especialmente atentos y críticos a la hora de evaluar tus decisiones. Pocas cosas les dan mayor conocimiento de tu carácter y tus habilidades. Cuando llega el momento decisivo, así es como saben que pueden contar con su buen juicio. Por lo tanto, no tomes decisiones impulsivas o improvisadas, sino tómate el tiempo necesario para pensar y luego implementar tus planes a fondo. Tu jefe Tauro puede incluso (sin tu conocimiento) crear una situación que en realidad es un caso de prueba en el que te están probando para un ascenso a un puesto administrativo.




EL EMPLEADO TAURO


Los empleados Tauro son decididos y orientados al trabajo, aunque pueden parecer un poco relajados. Les gusta tomarse las cosas con calma, lo que puede resultar en ciertas demoras. Son maestros de la procrastinación, posponiendo tareas por placer personal. Así que si quieres que hagan algo, engátusalos suavemente en lugar de darles órdenes bruscas.


Para los Tauro, la seguridad en el trabajo es primordial. Además del salario, valoran los beneficios como seguro médico, vacaciones y bonificaciones. Así que sé claro sobre lo que ofreces. Cuando tengas que dar malas noticias o incluso despedir a un Tauro, sé directo. Son resistentes y no te harán el trabajo fácil. Y recuerda, les gustan las críticas constructivas, así que no temas ofrecer sugerencias para mejorar.


Los Tauro son capaces de manejar las críticas constructivas que se ofrecen con el espíritu adecuado. En realidad, preferirían tener una evaluación honesta de su trabajo (particularmente una de la que puedan beneficiarse, incluso si es negativa) en lugar de falsos elogios y halagos. Los empleados de Tauro quieren producir los mejores resultados posibles, y si tu crítica y dirección pueden ayudarlos a lograrlo, mucho mejor. Se les puede dejar trabajar solos, pero ocasionalmente querrán su opinión o aprobación para asegurarse de que van en la dirección correcta. Simplemente eche un vistazo rápido a su trabajo de vez en cuando.


EL COMPAÑERO DE TRABAJO TAURO


Los compañeros de trabajo Tauro son como los pilares del equipo, confiables y sólidos. Pero no los presiones demasiado, incluso ellos tienen un límite. Aman ayudar en momentos difíciles, así que si estás agobiado, recurre a ellos. Sin embargo, no intentes forzarlos a involucrarse en problemas que no son suyos.


Pero ten cuidado, los Tauro pueden ser críticos si sienten que no los estás escuchando. Déjalos hablar y sé conciso en tus respuestas. Y recuerda, los Tauro aprecian la recompensa y el reconocimiento. Así que un simple agradecimiento puede hacer maravillas.




EL CLIENTE TAURO


Los clientes Tauro son exigentes y claros en lo que quieren. No cambies de tema ni propongas alternativas, ellos quieren lo que quieren. Prepárate para una presentación impecable, porque valoran la calidad en todo. Y recuerda, si tienes malas noticias, preséntalas con honestidad y preparación.


Los clientes de Tauro generalmente solo quedarán impresionados con aquellos que pueden mantener la vista fija en la pelota. Muy críticos y de mal genio, con mariposas que revolotean superficialmente de un tema a otro, estos clientes sólidos son difíciles de seducir y de sortear. También serán muy críticos si repites algo que ya han dicho o das otras señales de que no estás escuchando atentamente lo que dicen. Además, le recordarán esos errores y serán propensos a reprenderlo por este tipo de comportamiento, incluso en su primer encuentro. Déjelos hablar la mayor parte del tiempo, pero responda de manera inteligente y concisa cuando se le pregunte.


Verse bien. No tenga miedo de usar cortes elegantes, colores y materiales intensos, y lucir lo mejor posible para demostrar la calidad de la empresa que representa. Recuerde que para un cliente Taurus, todo lo relacionado con el aspecto material de su presentación, incluyendo cada línea de material escrito, auditivo o visual, debe oler a calidad. Por el contrario, cualquier error que cometa será visto como un reflejo de la mala calidad del servicio o la producción de su empresa. Por lo tanto, antes de tu primera reunión con el cliente Tauro, asegúrate de estar plena y totalmente preparado para el escrutinio más exigente.


EL SOCIO TAURO


Los socios Tauro son testarudos pero comprometidos. Aunque pueden ser tercos, con el tiempo puedes llegar a entender su punto de vista. No los ignores, involúcralos en la planificación y escucha sus opiniones. Y si tienes que negociar con ellos, ten paciencia y claridad.


Aunque la mayoría de los socios Tauro quieren ser los jefes en la mayoría de las situaciones, pueden ser manejados y dirigidos siempre que apele a su lado práctico y reconozca su habilidad para hacer que las cosas salgan de la mejor manera. Una vez que estén de acuerdo con su idea básica, es mejor dejarles la implementación a ellos, si es logísticamente posible. En enfrentamientos directos pueden ser alternativamente pasivos y agresivos en defensa, asemejándose al objeto inamovible, y en ataque, a la fuerza irresistible, por lo que es mejor evitar colisiones frontales. Si eres sensible a sus sentimientos o demuestras que confías en ellos, estarán muy abiertos a considerar tus sugerencias. Evite darles órdenes.


CONCLUSIÓN GENERAL


En conclusión, trabajar con un Tauro puede llevar al éxito si eres paciente y determinado. Ofrece recompensas y sigue el plan. Son tercos pero confiables, y valoran la honestidad y el compromiso. Sigue estos consejos y tendrás una gran relación laboral con un Tauro. ¡Buena suerte!

2 visualizaciones0 comentarios

Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
bottom of page