Swadhisthana Chakra. La expansión del ser consciente

María Villa y Juanita Incoronato



Existe un ritmo sutil en la sustancia cristalina que nos recorre por dentro. Su flujo natural y movimiento ondulante, compone todas nuestras células y la mayor parte de nuestro cuerpo. El agua, vital tanto para nuestra existencia como para la del planeta en el que habitamos, es el elemento del segundo chakra.


Su nombre es Swadhisthana y se le conoce como ¨el asiento de la vida¨. Curiosamente se localiza en la zona Hara de las artes marciales, el punto de origen y el centro de la fuerza física y de la energía vital; además, constituye nuestro centro de gravedad. Mientras que el primer chakra, Muladhara, busca sostener y crear estructura, la función del segundo es dejar ir y crear flujo.



Este centro energético del plexo sacral, tiene la frecuencia vibratoria del color naranja y su sonido semilla o bija mantra es VAM. Está ubicado en la parte superior del sacro, debajo del ombligo. Se relaciona con las glándulas suprarrenales, encima de los riñones, y tradicionalmente está asociado a la energía sexual, la energía original que sustenta la vida y que está detrás del impulso sexual.



Desde la perspectiva astrológica, este chakra se conecta con la interpretación del planeta Júpiter