El cabello y la astrología


Juanita Incoronato y Satori Velez


El cabello es una parte de nuestro cuerpo cargada de simbolismo y objeto de posibilidades estéticas que ha variado a lo largo de la historia, conservando siempre gran importancia en el conjunto del look de una persona. Pero mas allá el cabello es una fuente de percepción energética que atrae a nuestro cuerpo como antenas la energía de nuestro entorno, por eso hay una cantidad de rituales y religiones que tienen temas especiales con el cabello.


Recordemos que las decisiones estéticas no se dan en el vacío, por esto la forma de llevar el cabello ha estado influenciada por creencias, ideologías, tendencias, factores sociales y personas influyentes de cada época. Por ejemplo los samurai,​ . Originalmente este corte de cabello era utilizado para que el casco de los samurai se mantuviera firme y en su lugar durante la batalla y se convirtió en todo un símbolo de estatus en la sociedad japonesa. Para los musulmanes la mujer debe llevar un velo como símbolo de ordenar la modestia, la decencia y el pudor de su cuerpo. Algunos guerreros como los Iroqueses o los Mohawk se rapaban la cabeza dejando una cola larga. Este estilo fue copiado posteriormente por los soldados Americanos en Vietnam para intimidar al enemigo y mas tarde sería asumido por la cultura punk.


Los rastafaris se conocen por llevar una largas rastas, que aparentemente no requieren cuidados. Lo cierto es que quienes siguen esta cultura cuidan sus rastas con dedicación, ya que su cabello representa la melena del León de Judah, que aparece en la bandera de Etiopía, país de donde es originario su líder Haile Selassie y de donde proceden todos los rastafaris, según su creencia.


Ahora bien el cabello se ha tornado un estigma social que marca lo que ya comentamos una tendencia social y que para nuestro caso de estudio lo relacionamos con la astrología más adelante pero para su mayor comprensión es importante hacer un breve resumen de los cambios en la forma de llevar el cabello en diferentes momentos de la historia en las últimas décadas.


Encontramos que en la belle epoque a finales de los 1890, las mujeres lucían sus melenas con una raya en medio y recogidas con una peineta creando peinados voluminosos y llamativos para el día, mientras en la noche las adornaban con diademas plumas y cintas. Estas formas reflejaban el espíritu ostentoso de la época

En los años 20 con el boom de las flappers, eran tiempos de diversión, libertad y cierta rebeldía que se demuestra en su hairstyle, momento las mujeres quisieron romper con las nociones tradicionales de feminidad y cambiaron a un cabello muy corto. Algunas lo lucían con ondas marcadas y adornadas con bandas de piedras, de plumas, de terciopelo, o sombreros.

Para los 50s la tendencia fueron los rizos esculpidos estilo Marilyn Monroe y preferiblemente rubios. También por esta época se usaba el moño alto que estilizaba la figura, así como los copetes tipo rulo. Este periodo exhibe peinados glamorosos y elaborados, puestos en tendencia por ícono del estilo.

Los 60s fueron un periodo de innovación donde sobresale el estilo Twiggy que consistía en llevar el pelo corto y hacia el lateral dando un aspecto sofisticado y el Flick en el cual el cabello llegaba hasta los hombros y las puntas se curvaban hacia arriba.


En la década de los 70s se popularizó el estilo afro, muy en tendencia por estos días, que comunica el orgullo negro, en tiempos de la lucha contra la segregación racial. También era popular la melenas largas y voluminosas con una raya en medio o capul. Igualmente fueron épocas de trenzas y flores.

En los 80s por su parte la tendencia fueron los copetes altos y elaborados, peinados bastante recargados y voluminosos, así como el pelo rizado que se lograba gracias a las permanentes.

En los 90s la tendencia era el pelo suelto caído sobre los hombros o el estilo grunge muy desordenado y alborotado. A partir de esta época la influencia de las modelos y las estrellas de cine cobró magnitudes importantes y se empezó a experimentar la enorme diversidad y cambio acelerado en términos de estilismos que alcanza su pico en la época actual.

Como hemos visto la forma de llevar el cabello en gran parte es el reflejo de la actitud social de una época. Como la ropa, el pelo es un instrumento de comunicación e identificación con el grupo social al que se pertenece y también con el modelo al que se aspira.

Nuestro hairstyle evoluciona con las décadas, pero también con el ciclo vital individual. De esta forma, a medida que las personas entran en la adultez o la madurez su peinado adquiere matices que representan dicho periodo vital. Por otro lado, podemos encontrar personas que eligen, debido a distintos roles o rasgos personales llevar estilos que corresponden a otro ciclo, luciendo algunos cortes o peinados más juveniles en personas de mayor edad y viceversa.

Los cambios en términos de corte, color y peinado son también la manifestación visual de transformaciones personales. Al respecto Coco Chanel afirmaba: cuando una mujer se corta el pelo, está a punto de cambiar su vida. Muchas hemos experimentado después de una ruptura, un cambio de empleo o una decisión importante, el impulso de cortarnos el pelo o cambiar de look. Esto se puede interpretar como el florecimiento de un nuevo ser que se hace visible de una forma renovada ante el mundo y ante sí misma.

A nivel simbólico y espiritual al pelo también se le atribuyen ciertas cualidades como la fuerza y el poder místico ampliaremos con algunos ejemplos más. Recordemos que el secreto de la fuerza de Sansón relatado en la Biblia, era su larga cabellera. Igualmente según pueblos ancestrales como los indígenas americanos, el cabello tiene su propio lenguaje y la manera de peinarlo adquiere significados específicos por tales como:


La trenza que representa la unidad del pensamiento con el corazón y la raya en medio, la alineación con el pensamiento. El pelo suelto es señal de seguridad y recogido, de convicción.

Ya que hemos hablado de la trenza: aquí te traemos una información interesante:

Se cree que los primeros en llevarlas fueron los etíopes y egipcios como símbolo de poder y al ser colonizados y trasladados como esclavos, eran rapados como forma de arrebatarles su poder.

En el periodo del 1700, cuando millones de africanos fueron esclavizados y llevados a América, su cabeza era rapada para ser despojados de su propia cultura e identidad. Al volverles a crecer, su cabello se consideraba ingobernable, por lo cual, ellos empezaron a hacer trenzas apretadas.

En dicho periodo el Rey Benkos Biohó, fue capturado en África y llevado por los portugueses a Cartagena Colombia. Luego de varios intentos de escape finalmente logró fugarse y construir un pueblo llamado San Basilio de Palenque, una ciudad amurallada que se convertiría en el refugio de otros esclavos que habían escapado.

Biohó tuvo la idea de que las mujeres crearán mapas en su cabeza a través de las trenzas para lograr que los prófugos siguieran el camino para llegar a la ciudad. Estas mujeres también llevaban semillas como adorno que luego serían usadas para cultivar y obtener su alimento.

Algunas celebridades e influencers hoy en día han sido acusadas por grupos afrodescendientes (y otros) de apropiación cultural. El debate se centra, no en que ellas no puedan llevarlo, sino en que por un lado desconocen el profundo significado y la historia de dolor que guardan y por el otro en que mientras las negras han sido víctimas de prejuicio y señaladas de sucias o descuidadas por llevar estas trenzas, las blancas son vistas como estilosas e innovadoras.

En el caso de los hombres, los cortes de pelo han tenido propósitos más prácticos y de identificación gregaria. De hecho, tribus antiguas llevaban cortes bastante diferenciados como símbolo de pertenencia.


Un corte de pelo bastante típico es el de la raya al lado. Su auge fué en el siglo XIX asociado al dandismo, una corriente estilística caracterizada por un cuidado minucioso de la apariencia personal.


El corte tupé fue la sensación de la década de los 50s y se asociaba con rebeldía y transgresión. Fue adoptado por artistas como Elvis Presley y actualmente se encuentra nuevamente en tendencias.

En los años 60 surgió en Inglaterra entre la corriente obrera el corte ras o skinhead y su popularidad se conserva hasta nuestros días. En sus orígenes este corte era una forma de protesta y se hacía para demostrar compromiso a la causa que defendían.



En los 70s con el surgimiento de la cultura punk se popularizó el corte Mohicano, en el cual se afeitan los laterales de la cabeza y se deja una cresta consistente. A día de hoy se sigue utilizando con variaciones en hombres que no necesariamente adoptan el estilo Punk.

Actualmente los hombres arriesgan más y eligen estilismos que se adapten más a su gusto particular, que por motivos de pertenencia, aunque la identificación sigue presente en algunos grupos.

Cabello en la visión Astrológica


Como ya has podido leer el cabello es una parte de nuestro cuerpo impregnada de significado y sujeta a cambios que revelan o anticipan momentos importantes tanto a nivel subjetivo (como nos percibimos) como social (lo que mostramos).

En la Astrología también encontramos pautas para relacionarnos con nuestro cabello, en términos de cuidados, de cambios en su estilo, en la relación con los planetas y en la carga simbólica que esta relación representa. Entendemos el cabello como una planta, donde la energía vital se moviliza de la raíz (tierra) hacia las puntas (entorno), y para esta relación tomamos la energía de tres planetas: Saturno, Venus y la Luna.

Saturno rige nuestro límites corporales, siendo el más profundo la estructura ósea y los más superficiales, la piel, las uñas (extremidades) y los dientes (cavidad bucal). El cabello que marca por su parte, el límite de la cabeza. El cabello además guarda información de la estructura de nuestro ADN. Saturno también representa el reconocimiento social y define hasta dónde ascendemos en la escala social y de poder. En muchos grupos sociales las personas son juzgadas por el estilo y su aparente cuidado del cabello. Así mismo cuando por motivos de colonización, disputa o encarcelamiento se busca despojar a las personas de su poder, se corta el cabello.


La relación de Saturno con el tiempo también se evidencia en el cabello, ya que con los años este pierde fuerza y se hace blanco, lo que por un lado devela los signos del envejecimiento, pero por otro se asocia con la sabiduría, muy propia de Saturno. También vemos que los ciclos de Saturno que están marcados cada 7 años como picos importante nuestro cabello cambiará su composición y contextura muy evidentemente, lo puedes observar en el niño de 7 años, su cabello se hace mas fuerte y a los 14 intervenimos por primeras veces nuestro cabello en una tendencia social, a los 21 forma parte de nuestra personalidad, a los 28 lo cortamos como parte de una cambio o crisis de existencia y así sucesivamente puedes ir viendo los cambios cada vez que se cumple este periodo.

El segundo planeta que influencia la relación con nuestro cabello es Venus. Este astro representa el factor estético, es decir, el estilo, color, largo y tipo de corte. Sus movimientos e interacciones con otros planetas marcará la influencia en estos aspectos.


El ciclo de tránsito de Venus es de un año y su conexión con nuestro Venus natal nos dará las pautas de los mejores momentos para cuidarlo. Al ser el planeta del equilibrio y la relación de pareja, demuestra la armonía con la que estamos viviendo dicha relación, cuando esta existe. Igualmente en las rupturas, Venus nos aporta este impulso de cambio (corte o estilismo) como u