Mis Astro-Mascotas

Actualizado: sep 8



Hoy quieros presentarles a Apolo y Artemis, dos tótems imaginarios que me han acompañado durante muchos años de mi vida. Hoy los saco al mundo virtual para que junto a mi proyecto astrológico me acompañen en la aventura astrológica de mostrar la energía que nos rodea de una forma distinta.


Algunos de ustedes que siguen mi marca saben que una de las características que tengo es hacer amistad con los clientes que se interesan más allá de una simple lectura de "Carta", comenzamos a compartir historias y finalmente creamos un vínculo profundo de amistad. En el block poco a poco van apareciendo historias que contamos de esas amistades, muchos no los conozco en persona pero la magia del internet me ha regalado la dicha de tenerlos tan cerca como si vivieran en la misma cuadra o trabajaran en mi oficina.


Este sentido de amistad para mí es profundo y desde muy pequeña desarrollé mis propios amigos imaginarios, fui creando una historia personal paralela al mundo real que vivía. Uno de mis personajes y quizás el más valioso de la niñez fue el Unicornio… representa la inspiración de mis historias imaginarias, hasta el punto que a mis 12 años escribí un cuento donde el protagonista al final encuentra la magia del Unicornio, este cuento se titula "Hagel el caminante que logró alcanzar a Dios". Quién iba a pensar que ya desde niña yo tenía la intención de conectar con el mundo del camino hacia el interior del Ser y que un día me convertiría en esa pequeña luz que ilumina el camino de muchos, caminando entre sus sombras y descubriendo sus verdades.



Lo cierto es que "El Unicornio" lo pintaba, lo escribía y lo atraía en imágenes hasta conectar muchas cosas con él, por ejemplo un día cuando tenía 15 años, la edad donde se revelan cosas maravillosas del inconsciente, llega a mi casa un Señor cargado de magia, para mi fue como ver al popular "Gandalf" del Señor de los anillos, lo cierto es que era un turista Norteamericano seducido por las piezas de cerámica que se hacían en el taller familiar (esta historia está contada en este blog así que la resumiré) y ahí en la sala de la casa él me reveló que su apodo era El Unicornio y que de chico él y su abuelo custodiaban unicornios en el bosque. Fantasía o no la historia para mi fue real… él se convertiría en mi primer maestro de astrología, en el futuro e inspiración de muchas cosas de mi marca personal.


Puedo contar múltiples historias asociadas a este tótem a lo largo de mi historia personal, desde que ilustré un cortometraje con este personaje hasta que me peleé con él y lo deje abandonado por varios años. Por eso para mí el Unicornio representa el Sol, ese Ser espiritual que tenemos dentro, que busca brillar a pesar de las contradicciones de la vida, aquel que con majestuosidad y sabiduría puede acompañarte en la oscuridad e iluminar esos rincones que no quieres ver. Le he puesto el nombre de Apolo en honor al dios griego Sol.


Mi segunda mascota es una Zorra llamada Artemis, ella me comenzó a acompañar mucho después. En la vida astrológicamente vivimos varias crisis energéticas, todos pasamos por retornos importantes o cuadraturas contundentes que cambian el rumbo de muchas cosas que estamos haciendo. El detonante de esos cambios está asociado por la relación emocional que llevamos con nuestro entorno, que es el vínculo mas fuerte que tenemos con la experiencia. Hasta el punto de bloquear recuerdos para no quedar ahogados en la circunstancia de repetirlos y deprimirnos más allá de lo usual. Bueno, lo cierto es que yo fui una de esas personas que traía mis recuerdos una y otra vez hasta entrar en el lado más oscuro de mis emociones y me quedaba allí en la autocompasión y la desesperación de no poder controlarlos.


En una de mis crisis más grandes alrededor de los 30 años, este tótem comenzó a aparecer en las historias que leía y en las imágenes que veía, al principio no le di importancia… pero su insistencia dentro de mi entorno fue tal que le comence a tomar cariño, recuerdo que el Zorro no me gustaba, era un animal que no podía apreciar y no veía su astucia e inteligencia, ni tampoco el poder energético que representa. Lo cierto es que fue acompañándome año tras año hasta convertirse en uno de mis personajes favoritos dentro de mi historia personal, uno de mis hijos lo adoptó desde pequeño como su animal favorito y desde allí el va junto a ese Unicornio creando pequeñas historias en mi mente. Por eso Artemis representa la Luna y esa conexión con las emociones (también hay un artículo en este blog dedicado al Zorro).


Es por eso que hoy los he sacado de mi mundo mental y personal para compartirlos con ustedes, mis amigos astrológicos y juntos disfrutar de su energía para mostrar las conexiones del Macrocosmos con el Microcosmos. Abrahma Tansini uno de mis ilustradores ha creado la representación de ellos dándole el carácter especial que cada Astro-Mascota necesita. No son las primeras Astro-Mascotas de este grupo de amigos si se fijan bien Mia una bella Gata está dentro de los personajes que acompañan la marca personal de esta servidora. Te invito a disfrutar de esta historia, de participar y de convertirte en parte de ella. Una vez más gracias por esta alli, leerme y compartir estas historias con tus otros amigos.


© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com