El sol

El significado del Sol en la astrología

El Sol es el protagonista de todo lo que da vida a nuestro alrededor y es el que orquesta la música de nuestra vida.

Ian duerme mientras comienza a amanecer. En la profundidad de su sueño retumban las palabras de su abuelo: “fuego, tierra, aire, agua”. Un rayo de sol penetra por su ventana y poco a poco se va despertando con el insistente canto del gallo que anuncia la salida del sol. Ian se asoma por la ventana de su cuarto y observa al poderoso Astro Rey ascendiendo en el cielo. Sus abuelos ya están en el corral, rodeados de vacas, ovejas, caballos, gallinas y el hermoso gallo que anunció el despuntar del alba. Ante este panorama, Ian sintió la urgencia de salir de la casa para no perderse más de los acontecimientos del día. Por el camino encuentra a su abuela que viene cargada con un canasto de huevos; la abraza cariñosamente y sigue su camino. Una vez al estar con su abuelo lo inunda la curiosidad de todo lo que observa a su alrededor, tan novedoso para él. Con mucha paciencia, el abuelo le va explicando el nuevo mundo que lo rodea y trata de despejar todas las dudas de su nieto. 

Abuelo, ¡qué día tan claro y luminoso es este!

En la época de verano el sol es el protagonista todos los días. La energía del sol llega con más fuerza a la Tierra e inunda todo con su calor, pues durante esta temporada los días se hacen más largos y el Sol alimenta con su calor por más tiempo a la Tierra.

¿El calor es alimento, abuelo?

El Sol está a la distancia precisa de la Tierra para que con su calor podamos vivir en armonía; si el sol estuviera más cerca el planeta se secaría por el exceso de calor y si estuviera más lejos el calor no sería suficiente y el agua se congelaría. Esta distancia es de un poco más de 150 millones de kilómetros. Esa justa distancia es la que permite que la Tierra orbite alrededor del Sol, por un periodo de 365 días, 6 horas y 9 minutos, que representa su recorrido durante un año.

El Sol determina el signo bajo el cual nacemos. Imaginemos 12 líneas concéntricas que salen desde la Tierra y que dividen el plano celeste en las 12 áreas de los signos zodiacales: en cada área se ubica una constelación zodiacal. Estas líneas imaginarias se mantienen fijas durante el movimiento de translación de la Tierra, de modo que el Sol va cambiando su posición relativa a la Tierra durante ese recorrido, llegando así a pasar por las doce zonas a lo largo del año. En un punto particular del recorrido de la Tierra, el Sol siempre se ubica en una de las constelaciones de un signo zodiacal para la misma época del año. En esa época, el Sol estará entre la Tierra y la constelación del mismo signo. A medida que la Tierra se sigue moviendo, la energía del Sol irá pasando de un signo a otro.

Abuelo, ¡entonces el sol es muy importante! Yo creía que sólo era el responsable de los días.

Ian, para los antiguos el Sol era tan importante que se convirtió en un Dios de culto para mejorar las cosechas y obtener la abundancia de los pueblos. No sólo los caldeos adoraron al Sol. También los griegos le dieron al Sol uno de los más importantes dioses en su cultura: el Dios Helio. Luego lo llamaron Apolo, el hermoso. Era el Dios de la música, pues a través de la música el ser se encuentra a sí mismo. Ellos asociaron al Dios Sol con la música porque ambos iluminan todo lo que tocan.

Pero el sol no se puede ver directamente…

La energía del sol es sumamente poderosa. En la astrología, el Sol representa el signo en el que nace la persona. Cuando la persona nace en el momento en que el Sol pasa por una constelación determinada, entonces la persona adopta las características de ese signo. Por ejemplo, si el Sol transita por la constelación de Leo cuando alguien nace, entonces la persona tendría las características de Leo. Y en esencia, esa persona se parece a un león, a un gallo, un águila o un halcón, que son los animales asociados con este signo. Por eso es que el gallo canta en la mañana y anuncia la llegada del sol y del amanecer. 

Para los japoneses de la antigüedad, el amanecer era muy importante: ellos usaron el sol naciente como emblema de su cultura y de su poder. Su primera bandera fue un sol naciente, imagen que hoy en día conservan. En las culturas prehispánicas como la Maya, los sacerdotes, observaban detenidamente el transitar del astro rey y realizaron un calendario cuya división se parece mucho a nuestro calendario actual. En el caso de los incas, ellos tomaron al Sol como emblema a través del Dios Inti o padre de todo lo que nace, a quien le pedían abundancia y riquezas para el pueblo y le hacían ofrendas todos los años. Para la cultura indígena de América del Norte el halcón es el símbolo del sol.

Sin embargo, no siempre el sol iba a ser símbolo de poder y abundancia. Por ejemplo, para los celtas el Sol significa crecimiento, inocencia, infancia, y estaba representado por pequeños niños que iban con libertad fecundando todo con imaginación, creatividad y alegría.

Mientras Ian pensaba que todo estaba lleno de símbolos y observaba el luminoso día y las nubes en el cielo, el abuelo le dio algo de comer y sacó su armónica para tocar algunas melodías y le contó que su padre era un amante de la música y la naturaleza y un gran conocedor de las plantas y animales. La música está representada por el sol, el pan, el maíz, los girasoles, las flores de manzanilla y muchos frutos y verduras son de color amarillo. Su metal es el oro, su piedra, el diamante. La pureza y el esplendor son sus atributos. En la granja, el sol comienza su descenso y ya es hora de volver a casa para un merecido descanso. Ian regresa corriendo y tocando la armónica colina abajo.

 

 

En la astrología actual, el Sol está simbolizado con un punto rodeado por una circunferencia. El punto representa el espíritu, mientras que la esfera que lo rodea representa todo lo que gira alrededor de nuestro espíritu. Es el microcosmos dentro del macrocosmos, el ego sobre nuestra circunstancia, es nuestra individualidad sobre lo que nos rodea y con lo que nos conectamos, es nuestra conciencia sobre nuestra personalidad. Representa lo que proyectamos, nuestra esencia, el ser, lo que creamos. Ese punto significa la creación en sí misma y es el indicador de nuestro camino. La ubicación del Sol en la carta natal nos dice qué es lo que nuestra alma eligió como camino de evolución dentro del planeta Tierra y nos indica la forma y voluntad de creación dentro de nuestra pequeña historia personal.

Para un astrólogo que interpreta una carta natal, es de vital importancia considerar la ubicación del Sol, conocer el signo bajo el que se encuentra, identificar los elementos que se fusionan con él (si son de carácter positivo o negativo), si ese Sol es de carácter fuerte o de carácter débil. Ello permitirá ayudar a la persona a equilibrar su energía, puesto que la energía del Sol es la que proporciona la voluntad de existencia, con lo cual debe sopesarse el resto de la carta en función del Sol.

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com