Como prevenir el deterioro de los huesos y el dolor de rodilla



En astrología cada vez que queremos saber cómo será la salud de nuestros huesos o rodillas inmediatamente nos dirigimos a la ubicación del planeta Saturno y por relación energética y por su correspondencia energética Capricornio. La combinación de estos dos puntos pueden ser muy variadas e infinitas posibilidades, para dar un diagnóstico rápido de las causas energéticas, pero si sabes algo básico de astrología no te costará relacionar los elementos. Pero sin duda la más fuerte es cuando alguno de los dos o los dos se encuentra en la “Casa 6 de la salud”, o tienen algún aspecto fuerte con el planeta Mercurio, ya que este lo relaciona directamente con el estado de la salud.


Por un lado Saturno es un planeta que nos trae a nuestra vida todo lo relacionado a las estructuras y los huesos representan la estructura de nuestro cuerpo, son los encargados de mantenernos rígidos, pero al mismo tiempo el sistema de flexibilidad es que produce el movimiento, así que todo hueso debe tener su conexión flexible para poder funcionar y dependiendo de su función habrá más conexiones que otras. Esto


es importante saberlo, ya que si en la vida nos desarrollamos como personas muy rígidas y exacerbamos ese Saturno, podremos tener fuerte problemas en los huesos.


La lógica nos dice que si este planeta está en un signo específico, los huesos relacionados a esa parte de nuestro cuerpo serán los que sufrirán mas desgaste y posibles daños, así que probablemente por allí es que se comience a ver el deterioro de este sistema. Indudablemente si tu eres de signo solar Capricornio, ya por ese hecho las rodillas será la parte del sistema que más tendrás que cuidar, pero veamos el resto de los signos cuando tienen a Saturno que partes se relacionan:

Aries: el cráneo y los dientes, podemos sufrir de dolor en la mandíbula o problemas en la mordida.

Tauro: la clavícula, la parte superior de la columna y sobre todo la cervicales.

Géminis: las costillas y los huesos de los brazos.

Cancer: la parte media de la columna.

Leo: el esternón.

Virgo: los huesos de las Manos.

Libra: la columna en la zona lumbar.

Escorpio: el hueso pélvico, sacro y la zona coxal de la columna.

Sagitario: el fémur.

Capricornio: las rodillas.

Acuario: los tobillos, el hueso de la tibia y el peroné.

Piscis: tarso y metatarso.





La Dra. Juana Recabarren nos comenta sobre las causas de dolor que puede presentar nuestra estructura ósea: fractura del hueso como resultado de una caída o accidente, infección en el hueso llamado "osteomielitis", cáncer en los huesos (los tipos de cáncer que con frecuencia suelen afectar a los huesos incluyen: el cáncer de mama, próstata, riñón, tiroides), otra condición que puede afectar los huesos es la leucemia que es un tipo de cáncer que afecta la parte del hueso llamada médula ósea, frecuentemente esta condición se asocia con dolor en los huesos especialmente en las piernas.


La deficiencia de minerales como calcio, vitamina D, cambios hormonales, ciertos medicamentos y hábitos de estilo de vida pueden hacer que nuestros huesos se vuelvan más débiles y a esta condición se le llama osteoporosis condición en la cual nuestros huesos tienen mayor riesgo de romperse ya que se encuentran más frágiles. Aquellas personas con estado avanzado de osteoporosis pueden sufrir de dolor intenso en los huesos.


Si hablamos específicamente del dolor de rodilla tenemos que tomar en cuenta toda sus estructuras: hueso, cartílago y ligamentos, cualquiera de estas estructuras al lesionarse van a causar dolor en la articulación de la rodilla , las lesiones pueden ocurrir como resultado de un accidente o practicando alguna actividad deportiva, así como por exceso o falta de actividad física.


Pero si nos enfocamos en la parte ósea, el dolor en este caso puede ser causado por fractura, las estructuras óseas de la rodilla pueden romperse como resultado de una caída o accidente, cuando existe inflamación de la rodilla a esta condición se le llama artritis, y existen diferentes causas o tipos de artritis.


La Dra. Recabarren recomienda para el cuidado de los huesos, primero ser evaluado por un médico para identificar las posibles causas de dolor y así tratar la causa. Dependiendo de la causa y severidad de la condición existen ciertos hábitos alimenticios que pueden disminuir el dolor en los huesos/rodilla, entre ellos tenemos:




1) Eliminar los lácteos de la dieta (leche, queso, mantequilla). Estos alimentos causan inflamación en nuestro cuerpo y pueden empeorar el dolor en los huesos y rodillas. Para obtener calcio en nuestra dieta no es necesario comer lácteos, los vegetales verdes oscuros como el kale, brócoli, acelga son buenas fuentes de calcio en la dieta.


2) Alimentos a incorporar en la dieta diaria: nueces y semillas por su contenido en omega 3 son: almendras, linaza, semillas de chía, vegetales crucíferos como el brócoli, coliflor, coles de bruselas, rúcula, col rizada, repollo morado, frutas como la piña, manzana, aceite de oliva, lentejas, habichuelas, especias como el ajo, jenjibre, curcuma.

Si la cantidad de estos alimentos no es suficiente puede consumir suplementos como calcio(1200mg al día) y vitamina D3 (2000UI al día), conoce tu nivel de vitamina D ya que la dosis debe ser la adecuada para un nivel óptimo de vitamina D en sangre entre 40-50.


3) No olvides de incorporar ejercicios con pesas livianas 3 a 5 días a la semana, evitar el estilo de vida sedentario, consumo excesivo de alcohol, tabaco y café, sobre todo el café hace que perdamos calcio en los huesos.

Saturno y Capricornio también son dos energías que se relacionan con el tiempo y es nos lleva directamente a las edades de desarrollo corporal, no es coincidencia que la etapa de crecimiento rápido del ser humano esté entre los 9 y 20 años, donde Saturno pasa por su primer período de plenitud u oposición al Saturno natal. Es donde percibimos la mayor cantidad de energía de balance y crecimiento en la estructura, coincide con la etapa psicológica donde nos enseñas las normas y reglas de funcionamiento de la sociedad y nos abren el conocimiento a las posibles metas mentales y sociales a las que nos enfrentaremos. El proceso de crecimiento de los huesos alcanza su pico entre los 25 y 30 años coincidiendo con el primer retorno al punto de nacimiento de Saturno, lo que indica una nueva etapa de 30 años.


Todo ese proceso psicológico, alimenticio y cuidado energético es fundamental para el buen desarrollo y salud de nuestra estructura ósea. Si nuestra sociedad es muy rígida y exigente, el proceso de fijación de calcio y mantenimiento de los huesos puede verse afectado. Así que a nuestros jóvenes hay que proporcionarles ese balance y enseñarles que a esta edad es importante cuidar el proceso para no sufrir las consecuencias en el próximo ciclo que será alrededor de los 40 años que en esta misma oposición nuestro cuerpo en vez de ganar comienza a perder la masa ósea poco a poco.



102 vistas

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com